Pasos a Muskilda

Desde su casa de Otsagabia, casa Burret en el barrio de Labaria, los pasos de Santi Navarro Azkoiti le llevan a la ermita de Muskilda cualquier día del año. Proximidad, costumbre y vínculo para disfrutar de la belleza y de la paz del lugar en la cumbre del monte en soledad o compañía. Ese vínculo es la base que le llevó a postularse a sus 60 años como Mayordomo en diciembre, cuando adquirió el compromiso y responsabilidad propia del nombramiento. Y como tal, ayer volvió a la ermita en el día grande de Muskilda: ataviado con el traje de salacenco, arropado por toda su familia y rodeado por danzantes, en el día grande en el que se rompe ese silencio y Muskilda se llena. “Todos sabemos de la necesidad de participar, pero no siempre se puede dar el paso por falta de tiempo o porque no es el momento, manifestaba.


Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *