Rioja Alta, la bodega centenaria que mira a la vela

En 1890 fue cuando se realizó la Constitución de la sociedad vinícola de La Rioja, con Monsieur Vigier como primer enólogo, y tres meses después se adquirieron las 3.500 barricas bordelesas que en aquellos tiempos costaban el curioso precio de 200 pesetas los 225 litros de la cosecha con el vino incluido. Como dato anecdótico de aquella época, la primera referencia que dispone la bodega de sus precios es de 1902, en la que la cosecha de 1890 se vendió a 1,5 pesetas la botella. 


Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *