“Nadie debe ser imprescindible; todo tiene que ir sobre ruedas estés o no estés”

Situado en pleno centro de Tudela, el Remigio es un establecimiento con solera, dirigido con acierto por los hermanos Juan y Luis Salcedo, quienes pertenecen a la tercera generación de una familia, los Salcedo, dedicada en cuerpo y alma a hacer de este lugar “la casa de comidas de todos los tudelanos”. Hablamos con Juan (Tudela, 1981), jefe de sala y miembro de la gerencia, que, en plena celebración del 60 aniversario del negocio familiar, repasa el devenir de aquella posada reconvertida ahora en un moderno y confortable hotel, y el laureado restaurante, que en 2019 fue distinguido con un Sol Repsol, título que revalidaría en 2022, gracias al buen hacer en los fogones de su hermano Luis, quien también estudió en la facultad de Ciencias Gastronómicas de Donostia. “Hemos crecido aquí. Mi familia siempre se ha dedicado a la hostelería. Mis abuelos, que ya regentaban un restaurante, El Choko, decidieron hacerse cargo también del Remigio, pero el fallecimiento de mi abuelo, dejó a mi abuela viuda y con cuatro hijos pequeños a su cargo. Tuvo que elegir con cuál de los dos restaurantes se quedaba y se lo jugó a cara o cruz con su primo Serafín. Después, fueron mis padres quienes le tomaron el relevo en el negocio, y ahora lo llevamos entre mi hermano y yo, eso sí, con la ayuda de mis padres, que todavía están muy presentes”, relata.


Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *