Jordania, sorpresas de Medio Oriente

Y As-Salt no decepciona. Sus construcciones aprovechando las laderas de sus tres colinas convierten el paisaje urbano en algo único. Estamos en la terraza del museo de Salt, donde la vista es única; si el museo merece una vista por sus contenidos antropológicos, la guinda del pastel sería esta terraza que nos da otra dimensión de la ciudad.


Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *