Dos recetas fáciles y rápidas en menos de 30 minutos

La hora de preparar la cena suele ser la más problemática en una casa. Se mezcla el cansancio de toda una jornada de ir y venir con el deseo tomar algo ligero para poder dormir con facilidad, sin pesadez,,por lo que por regla general hace que no nos compliquemos la vida demasiado. Pero a veces se llega con hambre y apetece algo más que una ensalada o un huevo frito. Por ello se pueden hacer platos sencillos y rápidos a la vez que sustanciosos y sin ensuciar muchos trastos. Y por cierto, también pueden ser platos de mediodía para jornada que se vaya corto de tiempo tras una mañana liada y teniendo que volver a salir sin tiempo más que para recoger la cocina.


Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *